Ahora es su turno

En busca del crecimiento y del ritmo del milenio, ¿puede el emoji convertirse en una herramienta persuasiva para los agentes de ventas de seguros de vida?

Para algunos, visto desde fuera, el negocio de las aseguradoras puede resultar arcaico, tanto como un viejo roquero cantando viejos éxitos a personas de su edad, dejando a la juventud enardecida, fría e indiferente.

De acuerdo, la historia posee un valor y lecciones importantes que aprender del sentido estratégico y táctico de la antigua Atenas, Cartago y Roma, pero nuestro futuro depende de la adaptación a un mundo en el cual una tableta sirve para comunicarse, y no para los 10 mandamientos.

El reto sigue ahí, delante de nosotros: ¿cómo convencer a una población más joven del valor de un producto que ofrece la promesa a largo plazo de una recompensa intangible?

El reto del siglo XXI
Afortunadamente, la mayoría de nosotros entendemos y apreciamos el mundo contemporáneo, puesto que el siglo XXI nos incita a logros aún mayores. Sin embargo, pese a la adopción de formas digitales, del marketing por SMS y omnicanal, de productos redefinidos para una nueva era, parece que nuestros mensajes no se escuchan.

El reto sigue ahí, delante de nosotros: ¿cómo convencer a una población más joven (que valora la recompensa inmediata por encima de todo) del valor de un producto que, por definición, ofrece la promesa a largo plazo de una recompensa intangible? ¿Cómo comprometer a aquellos para quienes la recompensa fácil y la comunicación sin palabras constituyen una norma? ¿Cómo llegar a aquellos para quienes la lectura es algo de otro planeta?

Cómo llevarse bien con los niños
Quizá sea el momento de analizar el lenguaje que utilizamos. O, más bien, el lenguaje que ellos utilizan. En cuyo caso, la suscripción de contratación de seguros The Skinnie sirve para reflexionar. Tal y como demuestra esta explicación ilustrada del seguro de vida, si es el momento de llevarse bien con los niños, es hora de utilizar emoticonos para hablar en su idioma.

Suena un poco exagerado, sin duda. Pero, futurum est. En busca de un crecimiento sostenible entre una población joven, encontrar un método eficaz de comercializar y vender seguros de vida requiere un pensamiento radical. Y como ya declarara Aníbal: aut viam inveniam aut faciam.