Tal vez, el rápido crecimiento puede ser la forma de preservar los mercados emergentes e inexplorados. Sin embargo, ¿quién puede permitirse sucumbir ante la gravedad inevitable en cuanto al crecimiento se refiere? Frente a las presiones adversas demográficas, económicas, sociopolíticas y normativas, es fundamental establecer una cultura del crecimiento.