Mucho ruido y pocas nueces

¿Arte o ciencia? Qué dicotomía más falsa. Ambas disciplinas (junto con otras) constituyen la esencia de cada proyecto y empresa humana.

Y es que el marketing no es diferente. Entonces, ¿por qué la fascinación sin fin (algunos podrían decir flagelación) de los agentes de ventas ante esta cuestión?

A medida que la ola del Big Data perturba la gran masa de marketing, la demanda de científicos de datos es casi insaciable. Asi parece que la nueva demanda son los artistas de datos.

Todos los agentes de ventas necesitan ser en parte científicos y en parte artistas

¿Qué es exactamente un artista de datos?
Selecciones entre los cientos de blogs que intentan dar respuesta a esta pregunta y lea a Jim Sterne:

“Un científico de datos es responsable de la comprensión y el avance de la naturaleza de los datos, sus métodos de recolección y los algoritmos necesarios para su procesamiento. Un artista de datos es el responsable de introducir nuevos conocimientos a partir de los datos para ayudar a que una organización alcance sus objetivos. Es quien obtiene los resultados de los sistemas de apoyo para la adopción de decisiones y los convierte en teorías, postulados e hipótesis consumibles, que pueden someterse a prueba y aplicarse al negocio.”

En otras palabras, este puesto se ha convertido en el lugar donde el arte se encuentra con la ciencia. Todos los agentes de ventas necesitan ser en parte científicos y en parte artistas. Una nos permite probar nuestras hipótesis, la otra nos aporta la inspiración para las mismas hipótesis.

¿Arte o ciencia? ¿Ciencia o arte? Todo es marketing para mí.